Lunes, Noviembre 20, 2017

Text Size

Historia  

 

Fundación

 

Fue fundada por D. Vicente Mayor, Capellán Mayor de la Congregación San Pedro Apóstol, de presbíteros seculares naturales de Madrid, en diciembre de 1.941. Nació y se ubicó en el Hospital de San Pedro, de Madrid.

 

El Concilio Vaticano II, en su Decreto sobre el Ministerio y Vida de los Presbíteros, dice: "Además, en las naciones donde no está aún adecuadamente organizada la previsión social en favor del clero, procuren las Conferencias episcopales que, atendidas siempre las leyes eclesiásticas y civiles, haya instituciones diocesanas, incluso federadas entre sí, o instituciones establecidas a la vez para varias diócesis, O UNA ASOCIACIÓN FUNDADA PARA TODO EL TERRITORIO, por las que, bajo la vigilancia de la Jerarquía, se provea suficientemente, ora a la llamada prevención y asistencia sanitaria, ora a la debida sustentación de los presbíteros que sufren enfermedad, invalidez o senectud" (n. 21).

 

La Mutualidad del Clero, con mas de 70 años de experiencia en el servicio al sacerdote, es la única entidad de carácter nacional, que ha tratado de poner en práctica lo pretendido por el Concilio.

 

        

 

La Seguridad Social y el clero

Para la incorporación del Clero diocesano a la Seguridad Social se planteaba un gran problema: la incorporación de los sacerdotes mayores de 65 años -más de 5.000-, ya que difícilmente podían adquirir el derecho no sólo a la jubilación, sino tampoco a la misma invalidez puesto que se requerían 10 y 5 años de cotización respectivamente.

Ante esta dificultad, se les reconocieron, a efectos de la Seguridad Social, las cuotas abonadas a las Mutualidades. Pero la mayor parte de las Cajas de Jubilación o Montepíos tenían personalidad jurídica de carácter canónico, y no civil. Y los que tenían este requisito, eran de ámbito diocesano, por lo que, para poder alcanzar esta solución, se acudió a la Mutual del Clero, como único interlocutor válido, ya que tenía personalidad jurídica civil y era de ámbito nacional.

En consecuencia todos los sacerdotes diocesanos pudieron ser dados de alta en la Seguridad Social, disponiendo que a través de la Mutualidad del Clero Español se efectuarán los pagos por el período carencial exigido por la Ley para cubrir las contingencias de invalidez permanente, jubilación, muerte y supervivencia, correspondiente a períodos anteriores al 10 de enero de 1978.

Esta ha sido una de las aportaciones más efectivas de la Mutualidad del Clero en favor de todo el Clero Secular español.

 

Objetivos

Atender cualquier contingencia de tipo asistencial o de previsión de futuro, no contempladas o insuficientemente contempladas por otros organismos o instituciones en favor del sacerdote, "de modo que, sin la ansiedad por el futuro, puedan ellos cultivar con más ferviente espíritu apostólico la pobreza y entregarse enteramente a la salvación de las almas" (P.O. 21,2).

Promover los servicios pertinentes o potenciar los ya existentes de modo eficaz y atractivo para el propio sacerdote.

De los 16.433 Sacerdotes Seculares (11.717 en activo; 4.416 jubilados y 300 capellanes), según datos de la Conferencia Episcopal, nosotros tenemos a 9.000 inscritos en la Mutualidad, lo que supone cerca de un 55 % de la totalidad del clero secular español.

 

A dónde queremos ir

  • A la máxima cobertura de riesgos e infortunios dentro de nuestro campo de actuación, haciendo todo lo posible por liberar al sacerdote de "la ansiedad de futuro"
  • A unos servicios eficientes y atractivos
  • A romper los posibles prejuicios de los Montepíos Diocesanos, llevándoles a la convicción de que no queremos absorber ni eliminar a ninguno de ellos, sino colaborar entre todos de modo que la acción conjunta redunde en beneficio del sacerdote.